Psicofisiología - UNR

 
Inicio arrow Cartas al Editor arrow Cartas arrow Sobre el concepto de "orgánico"
lunes, 22 de diciembre de 2014
Menú principal
Inicio
Docentes
Editoriales - Historia
Biblioteca
Grupos especiales
Psicosomatica
Columnistas Invitados
Publicaciones
Galería de Imágenes
Novedades
Transparente
Pará Celso !!!
Cartas al Editor
Marcos Juárez
Enlaces
Contactar
Buscar
Blogs
Sobre el concepto de "orgánico" PDF Imprimir E-Mail

Cartas al Editor

Estudiante de Psicología Martín Yaben (UNR)

Dr. Frenquelli:

 

Sobre su pregunta respecto a lo que yo llamo “lo orgánico”, lo primero que debo decir es que es así como lo menciona Freud (al menos en la traducción que yo tengo): “una tendencia propia de lo orgánico vivo a la reproducción de un estado anterior, que lo animado tuvo que abandonar bajo el influjo de fuerzas exteriores, perturbadoras”. El término “orgánico” aparece repetidas veces y en parte creo que fue lo que motivó mi pregunta ya que en ciertas lecturas que se hacen de Freud en esta facultad pareciera que cualquier mención a las cuestiones biológicas (o bio-lógicas según la idea de complejidad que plantea su cátedra) fuera vista como una mala interpretación de lo que el psicoanálisis dice. Y a mi me ocurre que cuando leo a Freud me parece que el tenía muy presente todo el tiempo lo que pasaba con el cuerpo de los pacientes (el “cuerpo del psicoanálisis” pero también el de la biología, el organismo)

Igualmente como el que escribió el mail soy yo me hago cargo de haber utilizado la palabra “orgánico”. Al escribir pensé lo “orgánico” como aquello que estaría a veces siendo dejado de lado (creo entender) en ciertas interpretaciones o versiones del psicoanálisis. Ese algo, esa base material (aunque también incluya información) que posibilita todo lo demás.

 

Lo saludo y agradezco su respuesta.

 

Martín Yaben

 

 

Respuesta del Editor:

 

El término "orgánico" suele tomarse en oposición a lo "funcional". Se entiende por "orgánico" aquello aprehensible por los sentidos, tanto por los sentidos, como el de la visión con el ojo desnudo, como por el microscopio. Eso sería lo orgánico. Orgánico - Funcional es una oposición muy usada en Medicina. De allí se desprendió que "funcional" suponía ausencia de alteraciones anatómicas. Los primeros patólogos consideraron a la Histeria, para tomar un ejemplo, como una alteracion "funcional", es decir sin substrato "orgánico". Ellos no veían las lesiones propias de la Parálisis General Progresiva, una fase final de la Sífilis con compromiso nervioso. Ese modelo, el de las correlaciones clínico - anatomo patológicas imperó desde mediados del siglo XIX. Charcot no veía lesiones. Los Médicos se adhieron al paradigma "heredo degenerativo - infeccioso". Y trataron de encontrar en la anatomía patológica las razones de las manifestaciones clínicas.
 
De hecho, Freud no se contento con explicaciones anodinas sobre la Histeria. Las buscó en otros lugares. Modelizó sobre el Aparato Psíquico y le dió otra inteligibilidad que no es la de una lesión visible por el microscopio. De hecho, la separó de la herencia, de lo degenerativo, de lo infeccioso.
 
Hoy, nosotros, munidos de la Resonancia Magnética Funcional, de los avances neurofisiológicos (que nos hablan de cambios ultraestructurales en las sinapsis y las redes neurales), sabemos que todo lo "orgánico" es también "funcional". Es decir, la Histeria es también una patología "orgánica". No hay una lesión grosera, visible con el ojo desnudo, tampoco con el microscopio. Pero si hay alteraciones en la trama neural. Que son factibles de demostración. Las bases neurales del comportamiento incluyen, necesariamente, so pena de caer en el idealismo extremo, asientan en lo orgánico. Es imposible, ya lo dije cuando hablaba del idealismo, pensar que nuestro comportamiento no tiene su correspondencia en el substrato neural. Donde si nó ?. Alguna otra respuesta seria, lisa y llanamente, de corte oscurantista.
 
En Freud, por orgánico, puede entenderse material. Es decir, aquello que ocupa lugar en el espacio.  Y por funcional, puede entenderse información, puesta en forma.
 
La expresión "cuerpo del psicoanálisis" se las trae. Es un intento de separar el nivel de las fantasías de las descripciones anatómicas. Escuchamos, hasta cansarnos, de que existe un "cuerpo de la anatomía". Por este último debe entenderse a aquellas descripciones particulares que permiten una cierta accesibilidad a nuestro cuerpo. Son las que permiten decir "este es mi brazo", "esta es mi cabeza". Las mismas que permiten a un cirujano operarnos de un tendón roto, de un tumor cerebral. Pero el "cuerpo del psicoanálisis", ese que permite a van Gogh cortarse una oreja para rendirla no se bien a quien, también asienta en el "cuerpo de la anatomía". Son niveles de inteligibilidad diferentes. Pero nunca se pueden lograr sin el "cuerpo  cuerpo". La pretendida división no tiene otro sentido que expresar que en un caso se hace una aproximación al mundo singular, construído al calor de nuestras series complementarias.
   
El Psicoanálisis, ahora con mayúsculas, fuera de los enfoques que lo ponen del lado del oscurantismo, siempre toma en cuenta el cuerpo de la Anatomía. Allí tenemos el problema de la psicosomática. Y de los distintos modos de expresión del fenómeno psicosomático.
 
No hay Psicoanálisis sin Fisiología; y no hay Fisiología sin Anatomía. Y no hay Anatomía ni Fisiología sin Cultura.
    
Lo "orgánico" suele también oponerse a "psicológico". Desde esta perspectiva, habría "enfermedades orgánicas" y "enfermedades psicológicas". Algo absolutamente erróneo para nuestra perspectiva. Todas las "enfermedades" son tanto orgánicas como funcionales, tan materiales como psicológicas. En este mismo momento, mientras escribo, escribo con mi cuerpo, también con mi psiquis. Alguien lo pondría en dudas ?.
   
Le dejo otro temita..., y que podemos pensar sobre el dicho "es destino la Anatomía ?". Mejor..., lo dejamos para otro día.
 
RCF
  


 
< Anterior   Siguiente >
Desarrollado por Ludikalabs